S03-07

S03-07

Cuando se usa la palabra “fobia” para silenciar al contrario

Relación con la temática de la mesa: La cultura comunicativa contemporánea ha sido definida como una era de “posverdad”, pues se ha producido una inmensa proliferación de las fuentes de información, posibilitada por internet. Como consecuencia de dicha proliferación de voces, resulta difícil distinguir la argumentación sólida de la mera opinión, e incluso de la mentira intencionada. Por eso resulta fundamental contar con herramientas que permitan delimitar el ámbito de lo razonable del ámbito de la falacia. La teoría de la argumentación, con sus dos mil años de historia, podría aportar conceptos y técnicas que nos ayuden a distinguir los argumentos válidos de aquellos inaceptables, en el complejo contexto comunicativo en el que nos encontramos. Este trabajo aborda un tópico argumentativo habitual (el uso de la palabra «fobia» en relación con grupos sociales) para indagar si su uso se ha adentrado en el terreno inaceptable de la falacia.

Introducción: Desde que en los años noventa Adela Cortina acuñase el término “aporofobia”, la palabra “fobia” ha proliferado en el ámbito de las ciencias sociales y en los medios de comunicación. Algunas voces señalan que los usos del término, ya totalmente alejados del campo de la medicina, han llegado demasiado lejos. En efecto, hemos visto en los últimos años que una activista musulmana que se opone a la utilización del velo es acusada de “islamofobia”, una sobreviviente de la trata es criticada por “putofobia”, una histórica activista LGTBI es cuestionada por “transfobia” y una conocida feminista es acusada de “surrofobia”…¿se ha vuelto falaz el uso de la palabra “fobia”?, ¿deberíamos dejarla, como sostiene Amelia Valcárcel, para el contexto estrictamente médico? En este trabajo nos adentramos en la retórica clásica y en la teoría de la argumentación actual para discernir en qué preciso momento un argumento legítimo se transforma en un argumento falaz que solo pretende silenciar al contrario.

Método: El método empleado es el hermenéutico. Extraemos reglas a partir de la lectura de fuentes de la teoría de la argumentación y empleamos dichas reglas para evaluar los argumento elegido y sus límites.

Resultados: Cuando la palabra “fobia” se utiliza en el contexto de un debate conviene analizar pausadamente los argumentos que reciben tal acusación para ver si la negativa a que la contraparte sea oída (implícita en la acusación de “fobia”) está justificada. Para ello ponderaremos el contexto discursivo (si hay obligación de escuchar, si hay derecho a expresarse en el medio empleado), el contenido (si las ideas son completamente intolerables, contrarias a la igualdad y si tratan de defender algún bien de peso equivalente a aquel cuya crítica motiva la acusación de “fobia”), así como las consecuencias (si la difusión de tales ideas resulta de peligrosidad social). Podremos concluir en cada caso si la acusación de «fobia» constituye una falacia.

Discusión: En el trabajo comenzamos con la tesis a favor del uso de la palabra “fobia” en el debate público. Argumentamos que presenta utilidad analítica y que incluso las personas críticas con su uso la han utilizado (ginofobia, discafobia, etc.).

Posteriormente exponemos la tesis contraria al uso de la palabra “fobia” en el debate, presentando ejemplos que muestran que dicha palabra se está utilizando para censurar opiniones, llegando a situaciones absurdas. Se concluye provisionalmente que debe dejar de utilizarse la palabra “fobia” en el contexto de las ciencias sociales.

Nos preguntamos si cabe otra solución, ¿es posible discriminar el uso argumentativo legítimo (tópico) del uso ilegítimo (falacia)? Encontramos similitud con las falacias “ad” (manipulación emocional) y con el intento de impedir que la contraparte pueda argumentar (falacia pragma-dialéctica). Nos preguntamos en qué casos un argumento “ad” puede ser pertinente y, de igual modo, en qué casos puede ser pertinente impedir que la contraparte siga argumentando.

Keywords: Postverdad, fobia, falacia, retórica, libertad de expresión, debate

Firmantes

Nombre Adscripcion Procedencia
Tasia Aránguez Sánchez Universidad de Granada España
Tasia Aránguez Sánchez Universidad de Granada España

ORGANIZA

COLABORA