S03-24

S03-24

Creadores de sentimiento político. Una conexión entre los estudios de Durkheim y Le Bon sobre las masas y el uso de emociones en el discurso populista actual

Basta con convencer a las masas de que las élites son el origen de todos los males para que arraigue en ellas un profundo aborrecimiento que marcará desde entonces el rumbo de los acontecimientos sociales y políticos. “Nos apasionamos, en efecto, por nuestras creencias políticas y religiosas (…) Las ideas que nos hacemos de ellas nos subyugan (…) y adquieren así una autoridad que no soporta la contradicción. Toda opinión que se les oponga es considerada como enemiga” (Durkheim, 2004: 49). Esta comunicación reflexiona sobre el poder de la posverdad como herramienta del populismo para instilar en la población el rechazo a las élites.

Nuestra reflexión se inserta en el género de estudios que abordan la crisis de las democracias liberales ante el desafío de las ideas populistas. En las últimas décadas han sido numerosas las investigaciones que han alertado sobre los peligros que corre la democracia por el deterioro del debate público. Según nuestra hipótesis, el populismo socava los fundamentos de la democracia al promover emociones negativas como la ira y el resentimiento, a través de un modelo de comunicación política que utiliza las categorías del discurso político tradicional pero que sustituye la argumentación racional por un discurso sentimental capaz de emocionar al pueblo y moverlo a la acción.

Para comprender la evolución de estos procesos políticos hemos buscado sus raíces filosóficas y culturales en el contexto de la irrupción de la sociedad de masas. El análisis de las aportaciones de Le Bon y Durkheim nos ayudarán a establecer relaciones entre la posverdad y el discurso populista. A partir del concepto de “efervescencia colectiva” de Durkheim se reflexionará sobre las nuevas formas de la comunicación política que han contribuido a predisponer a las audiencias a mensajes de tipo emocional a través de procesos cognitivos en los que las creencias vuelven a jugar un papel preponderante. Y si, tal como expone Le Bon, la capacidad de razonar de las masas es mínima, el populismo tiene en la posverdad la herramienta más eficaz para lograr su objetivo: inocular en el pueblo ese sentimiento que Le Bon y Durkheim consideran ‘religioso’ y que le lleva a rendirse a un ser que supone superior, aceptar sin discutir sus dogmas y considerar enemigos a quienes no los aceptan.

Un análisis retórico de los vídeos de campaña de Pablo Iglesias y Donald Trump, líderes de partidos considerados populistas en España y Estados Unidos, nos permitirán contrastar nuestras hipótesis y verificar si existe justificación para atribuir a sendos representantes políticos tal calificación a partir de sus mensajes públicos.

Firmantes

Nombre Adscripcion Procedencia
Victoria Fernández Ilundain Universidad Católica San Antonio de Murcia España
Enrique Arroyas Langa Universidad Católica San Antonio de Murcia España

ORGANIZA

COLABORA