S04-10

S04-10

Comunicación de conocimiento experto y apoderamiento ciudadano en la regulación y consumo de alimentos funcionales

Como “alimentos funcionales” se conocen aquellos productos alimenticios que tienen beneficios añadidos a sus propiedades nutricionales habituales, en concreto, porque tienen la función adicional de mejorar la salud humana o prevenir una enfermedad. Las distintas funciones de los alimentos suelen encontrarse, bajo directrices más o menos reguladas, en su etiquetado.

La libre comercialización de alimentos etiquetados como funcionales comenzó a poblar la publicidad de los medios de comunicación de masas hace ya varias décadas, pero tales reclamos comerciales vienen siendo regulados por algunas administraciones públicas desde la década de los 90. Hoy en día, en los principales países desarrollados, estos alimentos solo se pueden vender como tales si son susceptibles de ostentar lo que ya se ha generalizado como “declaración de salud” (Health claims). Por ejemplo, mientras aquellas proclamas tal que «bajo en grasa» son casos de declaraciones nutricionales, “reduce el colesterol” se corresponde con el tipo de declaración funcional objeto de nuestro interés.

La autorización sobre el uso de este tipo de declaración requerirá, entonces, haber pasado un determinado proceso de evaluación tanto de la mejora en la salud aducida, como de la presentación de la misma en el futuro etiquetado. En general, la imposición de dicho proceso trata de poder garantizar, por parte de las autoridades competentes, la fiabilidad científica de la proclama, así como su correcta compresión por el consumidor medio. En particular, depende de la legislación de cada país que dicha garantía se base en determinadas cuestiones epistémicas (como la admisión de metodologías de evaluación más o menos exigentes científicamente) y no epistémicas (como los objetivos políticos detrás de cada regulación, e.g.: generación de confianza en los consumidores, mejoras en la salud pública, promoción de un mercado sin competencia desleal, etc.).

En el presente trabajo se presentarán los resultados de analizar y comparar ambos tipos de cuestiones en distintos países desde los Estudios sociales de la ciencia, en concreto, desde el marco de su interés por los procesos de interacción Comunicación social-Participación ciudadana en contextos de regulación política de la ciencia y la tecnología. Argumentaremos cómo diferentes estándares regulatorios conducen a diferentes modelos de gobernanza de este asunto de salud pública. Y finalmente, y con ayuda de estudios disponibles sobre el cumplimiento efectivo de los objetivos políticos tras estas regulaciones, mostraremos lo que parecen serias limitaciones para la enculturación científica y apoderamiento del consumidor en los casos que, precisamente, consideraríamos menos tecnocráticos y más participativos.

Palabras clave: Health claims, etiquetado, comunicación social, política reguladora,  participación ciudadana

Firmantes

Nombre Adscripcion Procedencia
Noemí Sanz Merino Universitat de les Illes Balears España

ORGANIZA

COLABORA